5 propuestas de coaching para incrementar la motivación en tu empresa (716)


¿Cuál de estás primeras cinco propuestas de coaching para la motivación en la empresa te parece más aplicable?

Un empresario invitó a sus trabajadores a una comida de fraternidad. Cuando llegaron los postres se levantó para pronunciar un discurso. Durante el mismo contó un chiste que, al ser oído, provocó grandes carcajadas entre todos los asistentes, menos en uno. El empresario le preguntó, sorprendido por su inhabitual seriedad: – ¿Es que a usted no le ha hecho gracia? – A mí me ha hecho la misma gracia que a todos los demás, pero es que yo me jubilo mañana.

Es una obviedad afirmar que la motivación que una persona experimenta en la organización en la que trabaja influye en la eficacia y en la eficiencia de su desempeño cotidiano. Lo que ya no es tan fácil de explicar es por qué las empresas dedican tan pocos recursos y estrategias tan simples (e inefectivas) a mejorar ese factor tan obviamente importante, también para sus resultados.

La gran atención que recibe la motivación y el mal tratamiento que se le da es, quizás, la paradoja más presente en el management de antes y de ahora, contradicción que en gran parte se debe a la indefinición o confusa definición del propio término. El concepto motivación resulta tan sobreutilizado como falto de significado concreto, por ejemplo, cuando que se aplica de forma circular para intentar explicar cualquier comportamiento o su ausencia:

Si alguien no trabaja con energía es “porque no está motivado”, y sabemos que no está motivado porque se ve que trabaja sin energía.

Este tipo de explicaciones tienen más que ver con la retórica que con una ciencia mínimamente razonable. Para intentar arrojar luz sobre un concepto más práctico y evaluable de motivación, dejo 5 ideas concretas (dentro de unos días el resto) y aplicables en el entorno de la empresa desde la perspectiva del coaching profesional que pueden ser desarrolladas y aprehendidas por cada uno de los integrantes de la organización.


1. La motivación puede ser causa pero también consecuencia

En ocasiones, incluso con carácter general, hay que confiar en que la motivación llegará después. Las personas que trabajan en la empresa, incluidas aquellas con responsabilidades directivas, pasan inevitablemente por picos de actividad y de ánimo. Entender que la motivación es un factor cíclico también es una forma de mantenerla y generarla.

Puede ser útil que en los momentos de “menor motivación” no se presione a los empleados pero se les invite a seguir planificando y agendando tareas. Dicho de otra forma, cuando no se tienen ganas de trabajar, puede ser un buen momento para el análisis, la definición de objetivos y el refinamiento de métodos.

Planificar en momentos de desmotivación presente puede ser la mejor forma de motivar el futuro inmediato.

2. Se puede pasar a la acción sin motivación

Como directivo es muy importante aceptar que ni tú ni tu gente estaréis siempre locamente motivados. Es interesante generar un contexto de trabajo y colaboración que dependa más de los planes marcados que del ánimo imperante. Dicho de otra forma, se sienta como se sienta tu equipo lo importante es hacer lo que debe, lo que se ha planificado entre todos/as.

Cuando nos exigimos estar motivados para pasar a la acción estamos poniendo mucha presión en nosotros mismos. Cuando nos ocupamos activamente, con o sin ganas, la pasión y el interés surgirán de la propia actividad. De la inactividad sólo puedes esperar más inactividad. Y es contagiosa.

3. Motivación no es tener ánimo, motivación es tener motivos

La motivación no depende especialmente de lo que pensamos o sentimos. Tendemos a sobrevalorar la influencia de nuestras emociones y pensamientos en nuestra motivación, en nuestras conductas. Muchas personas no están muy contentas yendo al trabajo cada mañana y sufren pensamientos y emociones negativas al respecto, pero acuden y luego incluso trabajan con ánimo. Y al contrario, personas que se escaquean y se quedan en casa, se descubren desanimadas por no acudir.

Muchas personas inicialmente desanimadas para hacer algo, pero con motivos para hacerlo, acaban haciéndolo durante gran parte de sus vidas. Y es que el ánimo y la motivación son cosas diferentes.

Si piensas o sientes que no tienes ganas de trabajar, tal vez trabajando te entren esas ganas :-)

El empleador no debe centrarse directamente en las emociones de sus empleados, eso sería manipularlas e instrumentalizarlas. Tan sólo debe tratar de dar motivos para venir a trabajar y para querer trabajar.

4. La motivación depende del contexto

Las personas no estamos “motivadas en general”, nuestra motivación es contextual, temporal y específica, relacionada con una actividad en un tiempo y en una situación concreta. Las personas aplicamos nuestras habilidades de forma variable según el contexto y la situación en las que haya que ponerlas en juego. El talento sale a relucir o no en función de la motivación relacionada con cada contexto.

Una persona con grandes habilidades comerciales puede comportarse de forma incompetente en funciones administrativas y viceversa. Una persona eficiente en el desempeño individual puede comportarse de forma ineficaz en el desarrollo de objetivos que implican el trabajo en equipo.

La mayoría de las personas ya saben lo que tienen que hacer, lo que pasa es que no lo hacen, no al menos en todas las situaciones.

El teletrabajo puede ser una gran solución para incrementar el rendimiento y la satisfacción para determinados perfiles de trabajadores y tareas mientras que otros pueden preferir un escenario laboral más clásico. El contexto educa los hábitos y los hábitos creados generan la fuerza de los contextos, especialmente los profesionales.

5. La motivación pasa por definir objetivos

Una persona que no se propone objetivos o metas profesionales, por definición, es una persona desmotivada, y a menudo, desanimada. Disfrutan y se sienten más implicadas, por ejemplo en su empleo, si se marcan sus propios objetivos diarios, semanales, etc.

Lo consigues porque te lo propones: más y mejor planificación implica más y mejor motivación.

Tu motivación crecerá si marcas metas alcanzables y concretas, y crecerá también si disfrutas de la independencia y la confianza necesarias para hacerlo.

Puedes leer la ‘segunda parte’ de este artículo, 5 ideas más de coaching para aumentar la motivación en la empresa

NOTA. Este primer post, 5 primeras ideas de coaching para aumentar la motivación en la empresa, fue una colaboración con Innovadirectivos.es 


Comentarios

  1. says

    Yoriento, te extrañaba!

    Como siempre planteas las cuestiones de una forma dinámica sin dejar de lado el problema en cuestión.
    Es cierto que la motivación es uno de los conceptos más ambiguos y, por por lo tanto, más proclive a incluir “de todo”.
    En cuanto al chiste yo diría que lo que muestra es que la gente se ríe de los chistes del jefe no porque sean buenos, sino porque los hace el jefe. Los motiva cuidar el trabajo y quedar bien.

    A mi nunca me resultó el plantearme objetivos, siempre terminé frustrado y enojado por no cumplirlos. Sin embargo, haciendo lo que me gusta y me da ganas, sin planear el “paso a paso” voy logrando mis metas. Sin embargo tengo claro que a otras personas les resulta muy útil planificar y saber hacia dónde van.
    Creo que tu consejo es algo así como “ponte a hacer y te darás cuenta qué quieres” –> buen consejo, estoy contigo.
    En nuestras pampas hay un refrán que dice “andando, andando se acomodan los melones”

    • says

      Genial ese dicho, Gabriel. Me lo quedo, aunque aquí rápidamente le sacarán la interpretación sexista al asunto :-)

      Coincidimos. Creo que los objetivos motivan a continuar pero no deben restringir la acción ni la decisión. Pero sin objetivos, no se camina, se deambula, como en The walking dead. Suelo decir que en cada momento es motivador tener un objetivo, aunque cambien de un momento a otro :-)

      Gracias por venir. Abrazo ¡

    • Lino says

      Hola Gabriel:

      Me ha ENCANTADO (Si mayúsculas significa grito, es qué estoy gritando) la frase de los melones. Hoy en día el volverse melón es muy fácil.
      Muchas gracias.

      Lino Vila
      @linovila

  2. @ramonbalterra says

    Me gustó mucho tu post, es muy certero. Hoy precisamente expliqué en la Universidad la motivación, tratando que entendieran que es algo interior, que se ve menos afectado de lo que parece por el entorno, los factores higiénicos de Herzberg. Hoy vimos en clase el video del fallido rescate de Iñaki Ochoa el montañero, varias personas tratando de descifrar qué mueve a los demás a comportarse como héroes de un momento a otro. Qué hay tan motivador para dejarse la vida. Todo está en nuestro interior. Un alumno dijo “si lo piensas demasiado, no lo haces, tu motivación cae”. Pues eso. A sacar de nosotros mismos lo mejor, que es mucho…

      • says

        Si la Motivación viene del exterior…”Seríamos hojas que nos lleva el viento…”.Nuestra motivación dependería del contexto?. No es lo que encontramos en las biografías de los “grandes de la historia”. ¿Qué opinaría Victor Frankl al respecto?.
        Pienso que la motivación es una decisión interna, comienza con ancontrar un “Motivo”, un propósito, tener una Misión clara de vida o encontrar un “SENTIDO” a lo que hacemos. Cuando se encuentra el ¿para qué, hago lo que hago? te impulsa a la ACCION y estas MOTIVADO:
        MOTIVO y ACCION = MOTIVACION

  3. mcarabali says

    Saludos!!… excelente tu post y me atrevo a colaborar con algo llamado “Actitud”. Sigo file tu visión de trazarnos un objetivo, o que me lo trace la empresa, genial!! se a donde debo llegar…creo que una vez vista la meta mi Actitud ante el contexto que nombras pues hara ameno o no mi travesia al desarrollar mi trabajo. Magistralmente Picasso lo resumia asi:
    ” La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando.” Siempre debemos arrancar tras algo….saludos.

    atte @mcarabali

  4. MaS says

    Las personas actuan por lo que sienten,
    sienten por lo que piensan,
    y piensan por lo que perciben.
    Así las cosas, tu frase “la motivacion no depende especialmente de lo que pensamos o sentimos”…. ¿realmente piensas que existe algo vinculado a lo humano que no depende, especial o generalmente de lo que pensamos o sentimos?
    Felicidades por el post.
    un saludo,M.

    • says

      La mayor parte de los sentimientos y emociones que sentimos no son causa de lo que hacemos, son correlatos, es decir, acompañan lo que hacemos. Nuestra comportamiento está motivado generalmente por el contexto en el que estamos en cada momento y por lo que ha pasado y pasó en ese contexto en ocasiones anteriores. Es mi opinión ;)

      Saludito ¡ :-)

  5. Segundo says

    Desde luego, se puede teorizar acerca de lo que hace que las personas se sientan motivadas, pero lo que si no hay duda, es del hecho de que todo lo que HACEMOS, lo hacemos MOTIVADOS. Nuestro comportamiento siempre está MOTIVADO. Otra cosa diferente es el ENTUSIASMO, ENERGÍA, RESOLUCIÓN, INTENSIDAD o incluso la EFICIENCIA con la que hacemos lo que hacemos.Pero esto no deja de ser un problema de índole laboral o empresarial, cuya solución va más allá de que la empresa precise de instrumentar o gestionar un Dpto. de REANIMACIÓN contínua de los trabajadores.
    Las personas están entusiasamadas, llenas de energía, DEDICACIÓN, e incluso INSPIRACIÓN, cuando lo que hacen en su puesto de trabajo les APASIONA porque lo sienten como parte de su PROPÓSITO, de su MISION personal. ¿Realmente se realizan en las empresas procesos de selección de personal que tengan en cuenta, más allá de de los niveles competenciales, factores ligados a los VALORES Y CREENCIAS (a los por qué y motivaciones más profundas que nos llevan a actuar o perseverar),al SENTIDO DE IDENTIDAD ( a los para qué,MISIÓN o PROPÓSITO) de las personas?
    En buena medida, la solución a los problemas derivados de la supuesta falta de MOTIVACIÓN laboral pasa por construir una verdadera CULTURA DEL PROPÓSITO en las organizaciones, desde la CULTURA PERSONAL de las personas que la integran.

  6. Cora says

    Hola, Alfonso
    Quería haceros una pregunta a ti y a tus lectores que no tiene que ver con el contenido de este post (lo siento).
    Me propusieron impartir una clase de una materia que es de mi campo pero que hacía tiempo que no tocaba y, sabiendo que el nivel era básico, acepté, pensando que me daría tiempo a refrescar mis conocimientos. Sobreestimé mis capacidades porque, después de dedicarle casi todo mi tiempo durante las dos semanas previas a la clase, vi que no estaba preparada para dar una clase en condiciones. La cancelé, me disculpé, expliqué que no me sentía capaz de darla, me disculpé otra vez, les deseé que encontraran pronto un buen profesor.
    Tenía que haber conocido mejor mis propios límites y saber que no podía aceptar ese trabajo en el momento en que me lo ofrecieron, pero de los errores se aprende. Para mí esto es un fracaso, no el fin del mundo, y ahora tengo claras algunas cosas que tendría que mejorar y cambiar de mí.
    En mi entorno, sin embargo, opinan que echarme atrás ha sido un acto de cobardía, que no he podido fracasar porque ni siquiera lo he intentado, que tengo una actitud derrotista ante la vida, que tenía que haber dado la clase como buenamente pudiera, alargando el tiempo al máximo (es decir, desde mi punto de vista, haciendo perder el tiempo al alumno) y seguirme preparando intensamente para las clases siguientes.
    Parece que soy la única que piensa que lo correcto (una vez ya cometido el error de aceptar) era admitir que en este momento no puedo hacerlo, y quería tu opinión al respecto.

    En cuanto al post, para no ser completamente off-topic, estoy muy de acuerdo con lo que dices, o al menos con lo que yo he entendido. Me desconcierta que en las ofertas de trabajo pidan gente motivadísima, y en especial cuando en la oferta ni siquiera está medio claro en qué consiste el trabajo. O que en algunas entrevistas te planteen el trabajo como algo duro y poco agradecido para que tengas que decir una y otra vez que no importa, que igualmente quieres hacerlo.

    Un saludo

    • says

      Cora,

      la coherencia en estos tiempos está infravalorada. Así nos va cuando hay tanto “experto/a” que acepta hablar de lo que le piden y no de lo que realmente sabe.

      Para mí, los retos y exigencias están en lo que uno decide hacer, no en las invitaciones y presiones externas que recibe.

      Abrazo.

  7. says

    Hola.
    Sin entrar en si lo que hacemos afecta a lo que pensamos o si lo que pensamos afecta a lo que hacemos o… (la gallina o el huevo) sí quisiera aportar mi granito de arena…
    Creo que muchas veces, esa falta de motivación viene porque nos olvidamos de POR QUÉ estamos en ese trabajo (o haciendo esa actividad, o estudiando eso, o..) es decir, qué me ha llevado alli, por qué lo estoy haciendo y qué quiero conseguir de eso.
    ¿Tiene que ver con el objetivo? Totalmente. Si no voy hacia ningún lado, nada me moverá hacia allí ¿verdad? Pero es más que eso. No es sólo qué quiero conseguir sino qué me aporta A MI.
    Por mucho que me ponga a hacer, esté en el contexto que esté, si para mi no tiene sentido, no me voy a motivar… O se lo busco o lo dejo, es así.
    ¿Que la inacción a veces es anestesiante y, por lo tanto, desmotivante? También, pero no te pongas a hacer sin tener una mínima idea de hacia donde quieres ir (o no lo hagas sin intentar sacar un sentido a lo que haces)
    En fin. Como complemento (y sin ánimo de abusar más todavía) os dejo un par de post que escribí y que están relacionados.
    Un saludo.

    Respecto a poner un sentido a lo que haces:
    http://ixem.wordpress.com/2010/11/11/pasion-en-lo-que-haces/

    Respecto a cómo mantener la motivación y que no se diluya:
    http://ixem.wordpress.com/2011/01/07/propositos-de-ano-nuevo/

  8. says

    Me ha gustado mucho tu post sobre la importancia de la motivación y el papel q el entorno puede jugar . En mi vida profesional he tenido q soportar periodos de desmotivacion total producidos por la poca motivación q recibía de la empresa. este problema siempre lo he solucionado con lo q yo he bautizado como HUELGA A LA JAPONESA, es decir doblando mi volumen de productividad. Yo creo q uno puede estar desmotivado y ser menos creativo de lo habitual pero manteniendo la fuerza de la ilusión por las cosas q a uno le gusta, y a mi me encanta lo q hago, ayuda mucho a sobrellevar la desmotivacion q te produce la propia empresa.

    • says

      Susana, hacer lleva a hacer; no hacer lleva a hacer menos, aunque pongamos todo tipo de excusas para argumentar o justificar la inactividad. Un saludito.

    • Luz Sierra says

      Me encantan los aportes que hacen y, si cuando hay fe, hay esperanza porque la fè en Dios y en un mejor futuro me da FUERZA en el precente. saludos.

  9. says

    Ola mucho gusto soy universitaria y queria agradecerle por este post me fue de mucha ayuda para mi proyecto, se me hizo interesante la forma en que explica las cosas muchas Gracias :D

  10. oSCAR says

    2 páginas sobre MOTIVACION LABORAL que recomiendo, ya verán porqué.

    1-En esta página lo bueno es que te regalan 5 videos de motivación laboral inmediatamente y también los boletines donde se comparte toda una recolección de ideas para motivar en el trabajo, es decir acciones prácticas:

    http://www.psicologialaboral.net

    2- Si lo que necesitas es motivar desde HOY! en ésta te dan técnicas inmediatas, yo compré la video-presentación y es lo que necesitaba, no he logrado aplicar todo aun pero ya he hecho cambios en mi grupo de trabajo y me han felicitado. Lo bueno: técnicas prácticas inmediatas, lo que tienes que pensar es si deseas invertir porque es de pago, aunque totalmente accesible para mi que soy supervisor de proceso.

    *copiar toda la dirección completa:

    http://enriquecetupsicologia.com/e-learning/15/motivacion-laboral-sin-depender-del-dinero-2/

    Muchas gracias por este artículo y espero que mis recomendaciones ayuden a complementar este material, soy un apasionado de la motivación en la empresa.

  11. says

    Una de las cosas que me encanta es poder SER MAS CADA DÍA, soy Coach pero tu manera de hacer es buena , estoy seguro que por este medio vendran tambien cosas que podre incorporar a mis herramientas… les bendigo…..

  12. esmeralda martinez says

    ami me gusto mucho la propuesta 3 por que habla acerca de la motivación que una persona debe de tener para el trabajo para esto cuando estas en un trabajo tienes que ir con muchas ganas de ir a trabajar por que si no te saldrán las cosas muy mal aparte si tu jefe te ve sin ánimos de estar hay te preguntara que es lo que esta pasando y si tu le contestas con mal genio en esos momentos hasta te puede correr adiós al trabajo

Trackbacks

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: He colaborado muy gustosamente con Innovadirectivos.es escribiendo este primer post, 5 primeras ideas de coaching para aumentar la motivación en la empresa. Lo podéis leer allí pero aprovecho para hacerle un copipega por a……

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>