La diferencia entre el ego y la autoestima (702)


pocoyo autoestima

La moraleja del Ego 2.0 que presenté el viernes en la Thinking Party enuncia que para parecer un experto (también) deberás ser un experto en parecerlo. En algunas de mis presentaciones suelo incluir esta diapositiva basada en el ya clásico tweet de @kurioso que humoriza sobre el manido término autoestima.

Ayer noche en Twitter, de nuevo @kurioso proponía el mismo tema de debate y se preguntaba por qué todo el mundo habla del ego y no de la envidia. Entre las diversas aportaciones a esta conversación me gustó la de @aberron:

“Hay que tener mucho amor propio para meterse con el ego de los demás.”

Como en el blog hemos hablado muchas veces sobre autoestima, no pude contenerme y me sumé a la charla:

ego autoestima yoriento twitter

La línea entre la autoconfianza y la prepotencia es muy fina, y las prácticas educativas que nos animan a ser ambiciosos y emprendedores a la vez que humildes son inevitablemente paradójicas. En Septiembre del año pasado estuvimos hablando sobre el ego en los blogs y en las redes sociales, así que aprovecharé la reflexión final de ese post para insistir en que describir a una persona o un acto como egoístas siempre depende del punto de vista y de las intenciones del juez. En todo caso, como en el tweet, puede ser bueno preguntarse por qué los demás tienen ego y nosotros autoestima. Al menos en mi caso.

La calificación de una persona como egoísta es una cuestión de contexto, perspectiva y normas sociales. Un gran científico valorado enormemente por la humanidad, posiblemente sea un padre que, según algunas opiniones, descuidó a sus hijos y que fue “egoísta” con su familia porque no pudo dedicarles tanta atención como otros progenitores; y al contrario, una persona que no comparte sus conocimientos de forma colaborativa porque su única intención es lucrarse vendiendo su libro y sus servicios, seguramente alcanzará una economía muy saneada que su familia apreciará en su justa medida. Un egoísta para la comunidad puede ser un benefactor para los suyos. Y viceversa.

En síntesis, el “ego” es el motivador más natural y barato pero al pobre le han puesto un mal nombre.


Comentarios

    • says

      José Miguel,

      De eso se trata, de matices y grados. El ejemplo del final del post es bastante claro. La percepción o subjetividad del concepto de ego, de autoestima, de los lindares de cada persona y de encontrar el consenso comunicativo para entender cómo definimos cada uno de los conceptos y donde establecemos los límites.

      Personalmente, me está haciendo reflexionar el doble rasero que utilizamos para las demás personas y para nosotras de la que subyace una doble intencionalidad o un pensamiento un tanto dual.

      Las demás personas suelen tener ego y yo autoestima, no recuerdo haber reflexionado nunca sobre tener un ego bajo.

      ¡Seguiré pensando en ello con mis matices y grados para intentar consensuar algo!

        • says

          Espero poder consensuar con alguien más y al menos crear una oligarquía, porque si el consenso lo hago conmigo misma, se tratará más bien de una autarquía, ¿no?

          Tampoco me gustan demasiado los sistemas cerrados necesarios para que la autarquía sea posible, mueren debido a la entropía. Así que seguiré pensando en voz alta para compartir, consensuar, crear nuevas realidades e inventar utopías comunes y no impuestas. ;D

  1. says

    No he podido evitar acordarme de la diferencia entre constancia y suerte según Mauro Entrialgo.
    Sí, es que también te estuve viendo en Twitter ;-)

    • says

      Quién decide cuando te pasas y dónde está la raya? ;) A veces, la mejor forma de “creer en ti mismo” es estar pendiente de tus objetivos sin mirar dónde están los supuestos límites.

      • Rosario Escobedo says

        Hola, mi sentir y pensar sobre este tema, es que para dar amor a los demas hay que darte amor a ti mismo teniendo una vida equilibrada, y solo nosotros mismos sabemos cuando nos pasamos de la raya porque nuestra vida entra en desequilibrio, porque alguno de nuestros instintos basicos ya esta dominando nuestra vida a traves de algun perjuicio a nuestro ser. generalmente cuando nuestro Ego es tan grande no alcanzamos a ver mas alla de las narices, y seguiremos pensando que todo mundo esta mal y nosotros bien, y entonces llega la duda? porque si estoy haciendo lo que quiero y creo en mi mismo me siento mal? creo que este es el punto en que distinguimos donde nos pasamos de la raya y vemos que lo nuestro no es autoestima sino orgullo disfrazado de ella, para tapar todo el relajo que traemos en nuestra vida.

  2. says

    El sofisma tiene un cierto componente de trampa que le viene desde los tiempos de Platón, `por lo tanto pregunto: ¿No nos pasa con estos temas algo parecido? ¿Somos profesionales al 100% o tenemos un tanto de ilusionista y de espectáculo? Lo digo porque me parece imposible el llegar a la gente a la que queremos motivar para que mejore su desempeño profesional sin cierta dosis de embaucación. Pero no es eso de lo que estoy preguntando sino de las bases teóricas con las que trabajamos ¿No es hasta cierto punto todo esto más sofisma de lo que generalmente pensamos?

    • ANÓNIMO says

      JUAN CARLOS ENTONCES SI EN VERDAD ACEPTAMOS EL HECHO DE QUE LAS BASES TEORICAS SON ASTA CIERTO PUNTO FALSAS, ENTONCES, ¿EN DONDE SE ENCUENTRA LO VERDADERO? ¡CUAL, ENVERDAD ES NUESTRA PROFESION, Y CUALES SON SUS RESULTADOS?…

      • says

        ¿Bases teóricas falsas?

        Pasando por alto mis asunciones fenomenológicas, responderé de forma pragmática a esta pregunta de Anónimo.

        Juan Carlos Soriano no afirma que las bases teóricas sean falsas, afirma que creamos ilusión y espectáculo. La creación de ese entorno para extraer a las personas del paradigma en el cual están sumidas y que les impide ver las cosas de forma diferente es nuestra tarea. Debemos ayudarles a crear una utopía, una utopía que les permita proyectarse de forma diferente, que les permita cuestionarse su realidad y les permita fantasear y crear una nueva realidad.

        Las bases teóricas nos permiten a las personas profesionales conocernos un poquito más a nosotras mismas desde la teoría de otras personas sabias que desarrollaron unos pensamientos que nosotras ampliamos y adaptamos a nuestros paradigmas. El desarrollo de esas bases teóricas son las que nos permiten ayudar.

        ¿Los resultados? Es difícil concretar de forma tan genérica los resultados. Para mí, el resultado es ayudar a crear nuevos paradigmas a personas que están atrapadas en una realidad que desean cambiar, pero que carecen del empuje o de las herramientas necesarias. Las personas profesionales, desde mi punto de vista, estamos para proveer ese empuje y esas herramientas.

  3. Infinitum says

    Amor propio, autoestima, ego..
    Idéntico sentimiento y distinta intensidad.
    Lo correcto y lo incorrecto.
    Grados de intensidad perceptiva de un mismo sentir.
    Espectro de la percepción de uno mismo y medida de espectro en lo ajeno.
    Una cuestión puramente occidental.

    Amor propio, autoestima, ego..
    En Oriente ni se lo plantean.

    ¿Occidente puede aprender del lejano Oriente?

  4. says

    Si te parece paradójica la educación que anima a cualquiera a ser competitivo y humilde, piensa en el caso de las mujeres profesionales en general y las madres en particular: abnegación, sacrificio, generosidad son las respuestas que se esperan de ellas. ¿Cómo se combina eso con la necesaria autoestima para crecer profesionalmente?

    • says

      Pues es una difícil pregunta porque de hecho el problema persiste. Las mujeres, para poder crecer profesionalmente, tienen que trabajar mucho más que los hombres, y además afrontar acusaciones de que descuidan a su familia generando un conflicto entra su autoestima como madres y como profesionales.

      No hay una solución fácil, pero el hecho de que cada vez más mujeres decidan no tener hijos indica que la autoestima cada vez depende menos de la parte maternal y más de la profesional, o al menos no hay tanto desequilibrio.

  5. says

    El ego viene del miedo, la autoestima viene del amor. El ego nos separa/defiende de los otros, la autoestima nos une. El ego es oscuridad, la autoestima es luz. El ego es la manifestación de una baja o mala autoestima.

  6. says

    Se le llame ego, autoestima, egolatría o como se quiera, para mí la cuestión relevante es la que comento en el artículo, la relatividad. Describir a una persona o un acto como egoístas siempre depende del punto de vista y de las intenciones y las inclinaciones del juez.

    La valoración positiva o negativa del “amor propio” sobre lo que uno hace y lo que uno es, siempre depende del contexto y de los datos que se elijan para hacer el juicio. En todo caso sorprende, o no tanto, que quienes critican con más seguridad y suficiencia a los demás por su supuesto egoísmo o sobreautoestima, suelen disfrutar de una “autoestima” muy holgada. La llames como la llames.

    • Lubna says

      Para mí el ego es la autoestima inflada.

      Lo asocio a algo más bien negativo, a una actitud que parece pretendiera tapar inseguridades. Mientras que la autoestima la asocio a una valoración de mi misma positiva y equilibrada. Francamente en este posicionamiento no subyace ningún juicio ni es cuantificable, ¡¡sencillamente es.¡¡.

      Cuándo dices lo de que vemos el ego en el otro y en nosotros la autoestima… creo que es fácil identificar cuanto hay del otro en nosotros y poder de esta manera comprender y empatizar con él y con nosotros mismos.

  7. says

    Alfonso: las palabras son polisémicas, o sea que nada mas lejos de mi ambición que querer sentar cátedra de definiciones. Pero a mi me resulta útil las siguientes diferenciaciones:
    - La auto-estima es el afecto que una persona se tiene a sí misma por ser lo que es.
    - La auto-confianza es la valoración que una persona hace de su capacidad de resolver con éxito las situaciones en las que se va encontrando
    El ego podría verse como la combinación fija de las dos anteriores que hace que cada uno de nosotros se reconozca a si mismo a lo largo del tiempo y en múltiples contextos. Como cualquier fijación, el ego sirve hasta que se hace obsoleto, sea porque no es adecuado al contexto o por caduco.
    Las expresiones del ego que nombras en tu entrada son disfuncionales y coinciden mas o menos con los 7 pecados capitales … :-)

Trackbacks

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: La moraleja del Ego 2.0 que presenté el viernes en la Thinking Party enuncia que para parecer un experto deberás ser un experto en parecerlo. En algunas de mis presentaciones suelo incluir esta diapositiva basada en el ya clá…..

  2. [...] se alcanza aprendiendo a pensar en equipo, yendo de la divergencia a la convergencia, evitando los egos, la autocensura y los juicios, y fomentando la cantidad. Se trata de aplicar metodologías [...]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>