16 preguntas frecuentes sobre tu carrera profesional (637)


Un pianista famoso daba un recital en una fiesta. La anfitriona le dijo: Haría lo que fuera por tocar como usted. El pianista la miro pensativo y replicó: no, no haría lo que fuera. La anfitriona avergonzada frente a sus invitados dijo: sí, haría cualquier cosa.
El pianista negó con la cabeza: le fascinaría tocar como yo en este momento pero no estaría dispuesta a practicar ocho horas diarias al día durante los próximos 20 años para alcanzar este dominio.

La diferencia entre un deseo y la motivación necesaria para alcanzarlo queda ilustrada magistralmente por esta metáfora que he publicado en varias ocasiones, originalmente en La felicidad y sus abusos y hace muy poco en 7 historias para iniciar el otoño con productividad. La motivación, la planificación, los objetivos, los éxitos y los fracasos, son temas recurrentes en la psicología para el desarrollo personal y profesional y en la creciente literatura del management y el coaching.

ansiedad¿Cómo puedes saber si tu planificación te está llevando al sitio que quieres? ¿Cuándo abandonar un proyecto personal o profesional? ¿Cómo motivarte para seguir trabajando en tus “deseos”?

Estas son algunas de las preguntas frecuentes que solemos hacernos cuando analizamos el presente y cuando miramos al futuro, y las respuestas inevitablemente tienen que ser más conceptuales que concretas.

Es muy difícil ofrecer soluciones o caminos sin caer en la consejitis y en la autoayuda de salón, pero espero que estas reflexiones generales sobre la forma de definir y alcanzar tus deseos al menos te permitan tomar perspectiva en los proyectos que estás llevando a cabo y en aquellos otros que te estás planteando. O que ni siquiera te planteas.

Ya nos cuentas si quieres cuál de estas 16 preguntas frecuentes sobre tu carrera profesional te han aportado más luz o más inquietud, que en algunos casos puede ser casi lo mismo.

1. ¿Por qué tan pocas personas definen objetivos profesionales?

Todos definimos objetivos pero no nos damos cuenta. Y tampoco de que el mismo proceso que nos permite obtener lo que queremos en el supermercado también nos sirve para forjar la carrera profesional que queremos.
La diferencia entre las personas con éxito y las personas que no tienen éxito no es si definen objetivos o no, sino si definen o no conscientemente sus objetivos y entienden el poder de ello.

2. ¿Qué pasa si no sé que desear en mi vida laboral?

En ese caso, tu primer deseo sería definir lo que quieres desear. Es un deseo tan válido como cualquier otro. Aplícale el mismo proceso de definición que a cualquier otro objetivo. Sigue trabajando en un plan hasta que hayas realizado tu deseo: saber lo que deseas, y tengas preparado el segundo deseo para seguir adelante.

3. ¿En cuántos deseos o metas debería trabajar simultáneamente?

Una respuesta breve sería “en todos los que puedas”. Una respuesta más breve sería “en uno”. Desear es un trabajo duro. Si lo haces demasiado duro no tardarás en buscar otras maneras de pasar el tiempo.

Tal vez sea adecuado trabajar en dos grandes metas simultáneamente: una para casa y otro para el trabajo. Se trata de dos deseos importantes por lo que al trabajar en ellos otras cosas en tu vida encuentran su lugar en ese mismo espacio. La disciplina de trabajar seriamente en dos grandes proyectos, o incluso en uno, tenderá a hacer de tí una persona más organizada y orientada a los resultados también en el resto de tus actividades.

4. Ya planifiqué objetivos y no funcionó. ¿Qué hago ahora?

Por definición no puedes decir que no funciona. Sólo puedes decir, “abandoné antes de que pudiera funcionar”.

El proceso de planificación y consecución de objetivos no puede fallar como no puede fallar la ley de causa y efecto, porque planificar es una estrategia para utilizar la ley de causa y efecto en tu beneficio. Si no consigues lo que quieres, no estás haciendo todo lo que tienes que hacer para conseguirlo.

5. ¿Cómo puedo saber cuándo mi plan no me llevará a donde quiero ir?

Puede que estés ganando o progresando y no lo sepas porque no guardas un “registro de los puntos”. En lugar de esperar a que un plan falle y se revele como inadecuado, te sugiero evaluarlo. ¿Te conducirán los pasos que has diseñado a donde quieres ir? ¿Te has dato el tiempo necesario? ¿Te intimida alguno de estos pasos?…

6. ¿Cómo puedo motivarme a trabajar en mis deseos?

¿Por qué se preocupa tanto la gente por la motivación? La motivación es algo que se tiene o no se tiene. Si no estás motivado, ¿por qué preocuparse? Si no estás motivado es porque no te importa lo suficiente para actuar. Si no estás motivado para actuar, ¿por qué preocuparse? Es preferible aceptar quién eres y seguir asi, en vez de angustiarse.

Si no estás feliz con tu vida pero no estás dispuesto a hacer nada para remediarlo, es probable que no seas tan infeliz como crees.

Encuentra una razón de suficiente peso para hacer algo, y descubrirás que es lo más natural del mundo hacerlo. Las personas dejan que sus resultados determinen su convicción en lugar de dejar que su convicción determine sus resultados. Para que las personas realicen un cambio en sus vidas su insatisfacción (o su interés) tiene que ser superior a su resistencia al cambio, a su inercia. Desear es soñar, y puede ser poder para cumplir tus sueños si cumples estos requisitos:

1.Tienes que estar dispuesto a pagar el precio por lo que deseas
2.Tienes que estar dispuesto a persistir
3.Lo que quieres lograr es humanamente posible

Roger Bannister rompió la barrera de los cuatro minutos en la milla en 1954. Pocos meses después de que había logrado esta proeza “humanamente imposible”, varios otros corredores lograron lo mismo. Habían dejado de creer que era imposible, y eso es lo que había sucedido.

7. Tengo que hacer cambios en mi vida, pero no es fácil. ¿Cómo puedo motivarme a cambiar?

Más que de motivarse se trata de organizar las condiciones para que se dé el cambio. Para introducir cambios en tu vida, cambia tus hábitos. Haces lo que haces porque estás acostumbrado. Acostúmbrate a hacer otra cosa para cambiar lo que haces.  Hacemos lo que hacemos porque es placentero. En lugar de hacer lo que te sienta bien, empieza a hacer lo que está bien.

8. ¿Cómo puedo motivarme para realizar un seguimiento de mis deseos?

La entropía se aplica a nuestros pensamientos y acciones. Dedicamos 5 años a aprender francés y cinco años más tarde lo hemos casi olvidado. Un hombre deja su fortuna a los herederos y en una generación estos se convierten en mendigos. Abordamos un proyecto con ilusión y motivación, y antes de que nos percatemos ya estamos ocupados en otra cosa.

Lo contrario de la entropía es la concentración.

9. En cuanto formulo un deseo, lo olvido. ¿Cómo puedo mantenerme centrado en mi deseo?

Mantén tu deseo visible

10. ¿Acaso lo objetivos no le quitan espontaneidad a la vida?

Un objetivo bien elaborado (un deseo) no te vacía de tus emociones, más bien te llena de emociones. Te inspira. Te da una razón para saltar de la cama por la mañana. Lejos de quitar espontaneidad, un deseo bien elaborado proporciona el trasfondo de finalidad sobre el que la espontaneidad se puede apreciar y gozar mejor.

11. ¿Cómo empiezo?

Define lo que quieres. Es ahí donde todo comienza. Haz una lista de las cosas que tienes que hacer para conseguirlo. Descompón las cosas en pasos pequeños…

12. Entiendo el valor de definir objetivos pero, ¿cómo paso a la acción?

Sencillamente pasa a la acción. El plan no tiene que ser perfecto pero tu pasa a la acción.

Patton dijo que un plan mediocre ejecutado enérgicamente es más eficaz que un plan perfecto ejecutado sin motivación.

13. ¿Cómo puedo conseguir que mis deseos se cumplan si no destaco por ningún talento?

Michael Jordan no fue admitido en el equipo de su instituto. Pero el realmente quería jugar al baloncesto.

No busques en tu talento tener éxito, sino en tu deseo.

14. ¿Qué puedo hacer con mi proyecto cuando me siento desalentado?

Si no crees que puedes hacer realidad tu deseo, deja lo que estás haciendo y comienza a trabajar en un deseo en el que creas de verdad.

La otra manera de abordar el desaliento es reconocerlo por lo que es: un estado de ánimo que pasará.

15. Sigo trabajando pero parece que jamás consigo llegar a ninguna parte. ¿Cómo puedo alejarme de este punto muerto y salir adelante?

Hay dos tipos de deseos: el progresivo y el regresivo.

El deseo progresivo siempre se mueve hacia delante. Con cada paso que das te acercas más a la consecución de tu deseo. Cualquier cosa que logres en un determinado momento estará presente al día siguiente.

El deseo regresivo puede avanzar un paso hoy y si no tienes cuidado retroceder dos mañana. Los regímenes dietéticos, ahorrar y las relaciones personales, son ejemplos. Para este deseo hay que adaptar la ley de Ellis:

Con el tiempo hasta los esfuerzos normales y corrientes- si son sistemáticos- producirán extraordinarios resultados.

La manera más eficaz que conozco de tratar un deseo regresivo es tratar con él día a día. No te preocupes de mañana ni de la próxima semana. Limítate a terminar el día.

La otra pieza es decirte a ti mismo que tendrás que empezar todo desde el comienzo o muy atrás cada vez que caigas del vagón. La idea es inventar una sanción tan importante por caer del vagón, que decidirás no caer. Los alcohólicos nos dirán con precisión cuantos días llevan sin beber. Cada día que pasa tienen más que perder, de modo que cada día tienen una razón más para tener éxito.

La idea consiste en tener la inercia a nuestro favor.

16. He trabajado en mi deseo durante mucho tiempo y comienzo a perder la fe. ¿Qué puedo hacer?

Como regla general y en sentido amplio del concepto, el éxito tardará más tiempo del que esperas. El problema no es tu falta de progreso sino tus expectativas poco realistas.

El contenido de este artículo está inspirado en Ellis, Keith (1996/2001): La lámpara mágica. Barcelona: Empresa activa


Comentarios

  1. says

    Hola, Alfonso, estupenda “tabla de mandamientos”, como aquéllos yo lo resumiría en:

    1. Definir objetivos (si no sabes a dónde vas, malamente vas a llegar).
    2. Descomponerlo en pequeñas partes (así vas consiguiendo avances, y no los ves como un gran problema imposible de resolver).
    3. Actuar (como ya has recomendado muchas veces ;-)

    P.S. Por favor, comenta con Pedro León si ha hecho algún cambio, creo que no funciona lo del CommentLuv (tengo Joomla).

    Un saludo
    Pablo Rodríguez

  2. says

    El artículo en general me ha recordado muchas conversaciones con mis hijos. Por ejemplo, cuando dibujan algo y no les sale como ellos quieren, y entonces dicen: “No se dibujar”. Lo que siempre les suelo decir es “Practica y sabras” y alabar su empeño cadavez que lo intentan. La inmediatez en la excelencia a la que parece empujarnos esta sociedad no ayuda en ello, pero es necesario hacer honor al esfuerzo por aprender.

    Carpe Diem
    .-= Último post de Cosechadel66… blog ..Me gusta ver como te alejas =-.

  3. says

    Soy partidaria de definir objetivos. Al fin y al cabo las elecciones de la vida son tan amplias que si no somos conscientes nos podemos encontrar que nuestras decisiones no significan ninguna mejora en nuestra vida, ( y tratar de mejorar es siempre importante) Pero siempre habrá gente que no quiera mejorar ¿ De verdad? o que le tenga fobia a tomar decisiones. Pero como bien enseñó Camus y el existencialismo, no tomar decisiones puede ser la peor decision de nuestra vida.
    Pero marcar objetivos que sean realistas, flexibles,posibles y que de verdad entronquen con nuestra motivación, es muy dificil.
    Por no decir que la necesidad de sobrevivir inutiliza muchos de estos procesos ( sobre todo en la elección de objetivo profesional.) porque la supervivencia es el unico objetivo que puedes llevar en el día a día.
    Con esas personas me encuentro cada día, y la verdad es que no hay margen para cosas tan bucolicas como “definir el objetivo profesional” Te contestan que quieren trabajar en lo que haya y le paguen.
    saludos y felicidades por tu blog
    .-= Último post de eshteraguilera… blog ..LA NUEVA LEY DE EXTRANJERIA =-.

  4. says

    me quedo con el in-crescendo con el poco a poco y partiendo de un humilde objetivo inicial, solo uno, que previamente venga derivado de un deseo potente e interesante que estimule por si solo.
    por ahi se pueden hacer buenas cosas
    saludos

  5. Objetivo frustrado says

    y si cuando se cumple tu deseo te das cuenta de que no es lo que pensabas? y mientras lo vas viviendo es totalmente diferente a lo que tu esperabas? y encima es malo?, entonces que hacer? ir a por un segundo deseo? porque desencanta.

    • Carolina says

      Te respondieron? Estoy pasando por lo mismo, y tengo de definir nuevos objetivos .. y se me esta compliando bastante..

  6. Pol says

    Bueno, creo que el deseo y la motivación no son suficientes.
    Si no hay talento no lo hay, y si llegas tarde ya has perdido el tren. Eso de que si tu objetivo no llega es que no has perseverado suficiente es FALSO.
    Yo no puedo ser concertista de piano, porque a mi edad ya no puedo adquirir la agilidad necesaria de dedos. No puedo ser Policia Nacional porque me pasó la edad para ingresar. No puedo acceder a algunos trabajos porque sólo contratan a gente joven.

    Hay que saber cuando el deseo es posible y asegurar un buen plan. El espectáculo más deplorable posible es ver a alguien malgastar su vida en un sueño que no está a su alcance. Eso si, los coach van a disfrutar con ello.

Trackbacks

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Un pianista famoso daba un recital en una fiesta. La anfitriona le dijo: Haría lo que fuera por tocar como usted. El pianista la miro pensativo y replicó: no, no haría lo que fuera. La anfitriona avergonzada frente a sus invi…..

  2. [...] Por supuesto que para esto no hay recetas, pero sí orientaciones, como ésas, que ayudan y vale la pena tener en cuenta. El artículo lo encuentras aquí. [...]

  3. [...] Llegan las vacaciones de verano, y con ellas un pequeño descanso que con suerte podemos aprovechar para apearnos del frenético ritmo cotidiano y hacer un necesario “reset” de nuestros circuitos y memoria. Soy de los que  desconecta muy fácilmente mi hemisferio profesional. No obstante, este año me gustaría aprovechar el paréntesis estival para justo lo contrario: hacer balance de todo lo que he vivido en este último intensísimo curso, para quedarme con los aciertos, identificar los errores para aprender de ellos y, sobre todo, definir un rumbo viable para seguir creciendo. [...]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>