Fracaso escolar, motivacion y psicologia: 6000 euros si terminas el bachillerato (141)


Luis Valero, coordinador de Conducta.org, reflexiona sobre política, educación y psicología en su artículo las últimas medidas electorales contra el abandono escolar. El debate viene al hilo de una propuesta que recoge El País: “los alumnos andaluces que acaben sus estudios obligatorios tendrán a partir del curso 2008-2009 un estímulo económico para cursar el bachillerato con becas de hasta 600 euros al mes, en función del nivel de renta.” Al parecer, el objetivo es “reducir a la mitad el abandono del sistema educativo, cifrado en un 37% de los estudiantes andaluces, que en cuanto concluyen la Enseñanza Educativa Obligatoria (ESO) no continúan su formación.” Para muchos jóvenes empezar a trabajar resulta más atractivo a corto plazo por la posiblidad de ingresos y la independencia que supone, que continuar estudiando para alcanzar metas a largo plazo (titulaciones) que además no necesariamente se relacionan con la obtención de un buen trabajo. Con la motivación hemos topado (…)


Parece que los políticos van proponiendo más medidas positivas (léase “técnicas de reforzamiento positivo” y no discursos optimistas) como alternativa a la clásica aplicación de disposiciones negativas, de castigo y sancionadoras. No nos interesa ahora valorar posibles electoralismos o politizaciones varias de ésta u otras propuestas anteriores como el cheque-libro o la ayuda a la maternidad. Aquí la idea es resaltar que la educación, los valores de la ciudadanía y, en general, la vida de las personas, mejoran mucho más eficazmente mediante normativas y métodos que se dirijan a desarrollar comportamientos y actitudes nuevas antes que a reprimir directamente las conductas “inadecuadas”. Y en este sentido, “las medidas económicas son las más eficaces que existen”.

La evaluación de su eficacia también parece sencilla: comprobar si los alumnos becados se titulan finalmente en bachillerato y si, efectivamente, esto reduce las cifras de abandono escolar prematuro. Muchos otros aspectos personales, económicos y sociales podrían mejorar significativamente aplicando similares análisis funcionales: si estudiar permite a los jóvenes obtener a corto plazo lo que les interesa, es más que probable que quieran seguir estudiando. Y es que la psicología is in the air, como el love. Otra cosa es que la veamos, la entendamos y le saquemos partido… (Aprovechamos sutilmente para inaugurar la sección Música en Yoriento. ¿Sugerencias, canciones preferidas…? Empecemos con Cat Stevens)



Comentarios

  1. emilcavan says

    El dinero puede motivar a estudiar, pero no a “aprender”. Una buena alternativa sería becar con ese dinero al joven para que haga prácticas no laborales y formativas en un oficio y en un entorno ya laboral (que es lo que el joven realmente quiere), hasta que aprenda las tareas a desarrollar y pueda ser contratado directamente por la empresa. Todo esto con sus múltiples matices legales, por supuesto.

  2. Yoriento says

    Buen apunte, Observador. El enlace no se ve bien pero puede encontrarse la referencia fácilmente en Google.

    Emil, el dinero, como cualquier “reforzador generalizado” (que vale para casi todo y para casi todos), puede emplearse para mantener a la gente en las aulas, pero también para que aprendan un poquito mejor todos los días y gradualmente. Te suena la economía de fichas? (ver en wikipedia).

    No es fácil la cosa, pero tampoco tan difícil ¡ :-) La formación, las prácticas, etc. podrían ser complementarios o paralelos, no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>