Coaching de las emociones: la metáfora del autobús o la inútil lucha contra los pensamientos


La imaginación consuela a los hombres de lo que no pueden ser. El humor de lo que son. Winston Churchill

¿Sin pensamiento positivo no podemos ser razonablemente felices y buenos profesionales? El pensamiento positivo vende no porque funcione sino porque nos trae la idea de que nuestra vida puede mejorar “pensándola”. Las cosas pueden hacerse o no independientemente de lo que se piense o se sienta, aunque nuestra cultura occidental nos transmite la idea de que hay que tener un buen estado de ánimo y pensamientos positivos para actuar. No podemos elegir cómo sentirnos, no podemos elegir los pensamientos que nos asaltan, pero sí podemos elegir qué hacer para sentirnos mejor y vivir mejor.

Sólo hace falta que te digan “no pienses en elefantes rosas” para que te pases toda la tarde revoloteando entre ellos. El problema está cuando en lugar de paquidermos fashion los que te asaltan continuamente son pensamientos negativos del estilo ‘para qué me compraría un piso con una hipoteca tan alta, fue un grave error’, ‘he desperdiciado mi vida estudiante esta carrera’ o ‘nunca llegará a ser nadie, no sé para qué lo intento.’

Luchar contra los pensamientos negativos “teniéndolos en cuenta” es como combatir el terrorismo haciéndole publicidad, es la forma de alimentarlos, de aumentar el mal rollo y la ansiedad. Si a uno le deja la novia empieza a decirse que no va a encontrar nunca a nadie que le guste tanto y deja de salir por “miedo al fracaso”; o se dedica a intentar ligar como un desesperado para no sentirse solo. Si se preparan unas oposiciones se puede empezar a pensar que es imposible sacarlas y que se van a perder muchos años en el intento, y eso puede ser la “excusa” para dedicarse menos y sentirse más tranquilo. Es curioso cómo siempre se nos ocurren tantas cosas que hacer cuando nos ponemos a estudiar…

Si escuchas en tu interior una voz que te dice que no puedes pintar, sigue pintando y conseguirás que esa voz se calle. Van Gogh

Lo peor de todo es que no tiene que pasar nada especialmente grave para que uno le dé vueltas al coco y esa charla con sus pasajeros negativos se convierta en una forma de vivir y de tomar decisiones. La cuestión es cómo enfrentarse a estos elefantitos cabrones, si hablando con ellos e intentando “racionalizar”, o dejándolos estar, sin intentar controlarlos aunque sigan dando la lata, para poder dedicarnos así a lo que tenemos que hacer. Yo me quedo con esta última opción que podría resumirse así:

Siéntete como puedas, pero haz lo que debas.

O pienses lo que pienses, continua tu camino. También cuando buscas empleo o cuando intentas mejorar tu vida profesional. La metáfora del autobús y los pasajeros permite tomar perspectiva de hasta qué puntos nuestros pensamientos negativos pueden llegar a tomar el control desviándonos de nuestros planes, de nuestra ruta e, incluso, haciéndonos parar. Nuestras dudas, nuestras sensaciones negativas y los ‘errores’ del pasado nunca van a dejar de estar ahí, nunca van a bajarse de nuestra vida. Serán siempre un ruido de fondo existencial que no podremos evitar.

Pero nosotros podemos decidir mirar hacia atrás o mirar hacia adelante, decidimos escuchar y dar protagonismo a ese ruido o simplemente lo aceptamos como parte del ‘atrezzo’ cotidiano y continuar. Aceptación versus racionalización, sobreanalizar versus seguir andando. Que no decidan tus pasajeros por ti.

Metáfora del autobús y los pasajeros

Imagínese que usted es el conductor de un autobús con muchos pasajeros. Los pasajeros son pensamientos, sentimientos, recuerdos y todas esas cosas que uno tiene en su vida. Es un autobús con una única puerta de entrada, y sólo de entrada. Algunos de los pasajeros son muy desagradables y con una apariencia peligrosa.

Mientras usted conduce el autobús algunos pasajeros comienzan a amenazarle diciendole lo que tiene que hacer, dónde tiene que ir, ahora gire a la derecha, ahora vaya más rápido, etc., incluso le insultan y desaniman, eres un mal conductor, un fracasado, nadie te quiere… Usted se siente muy mal y hace casi todo lo que le piden para que se callen, se vayan al fondo del autobús durante un rato y así le dejen conducir tranquilo.

Pero algunos días se cansa de sus amenazas, y quiere echarlos del autobús, pero no puede y discute y se enfrenta con ellos. Sin darse cuenta, la primera cosa que ha hecho es parar, ha dejado de conducir y ahora no está yendo a ninguna parte. Y además los pasajeros son muy fuertes, resisten y usted no puede bajarlos del autobús. Así que resignado vuelve a su asiento y conduce por donde ellos mandan para aplacarlos.

De esta forma, para que no le molesten y no sentirse mal usted empieza a hacer todo lo que le dicen y a dirigir el autobús por dónde le dicen para no tener que discutir con ellos ni verlos. Usted hace lo que le ordenan y cada vez lo hace antes, pensando en sacarlos de su vida. Muy pronto, casi sin darse cuenta, ellos ni siquiera tendrán que decirle “gire a la izquierda”, sino que usted girará a la izquierda para evitar que los pasajeros se echen sobre usted y le amenacen.

Así, sin tardar mucho, empezará a justificar sus decisiones de modo que casi cree que ellos no están ya en el autobús y convenciéndose de que está llevando el autobús por la única dirección posible. El poder de estos pasajeros se basa en amenazas del tipo “si no haces lo que te decimos, apareceremos y haremos que nos mires, y te sentirás mal”. Pero eso es todo lo que pueden hacer. Es verdad que cuando aparecen estos pasajeros, pensamientos y sentimientos muy negativos, parece que pueden hacer mucho daño, y por eso usted acepta el trato y hace lo que le dicen para que le dejen tranquilo y se vayan al final del autobús donde no les pueda ver.

¡Intentando mantener el control de los pasajeros, en realidad ha perdido la dirección del autobús¡ Ellos no giran el volante, ni manejan el acelerador ni el freno, ni deciden dónde parar. El conductor es usted.


Comentarios

  1. David Baidez says

    Hola,

    Me parece acertado el artículo. Los pensamientos negativos son una carga difícil de soportar. Sobre todo cuando te impiden avanzar en tu día a día. Es difícil no escucharlos, porque forman parte de la propia persona. Pero como bien dice el artículo, es necesario hacer lo que se tiene que hacer, desoyendo esos pensamientos negativos, para continuar avanzando.

    Muchas gracias por un post tan interesante.

    • says

      En realidad no hay que intentar desoírlos, no hay que hacer nada con ellos, simplemente aceptar que NO se van a ir y seguir con nuestra vida. Es difícil, pero una vez generado el hábito hasta lo tomas con humor: ya está aquí de nuevo ese pasajero que me da la vara :)

  2. Atreyu says

    Por ninguna parte se nombra a Kafka que fue quien hizo la reflexión sobre que, una vez nombrado el elefante, es imposible dejar de pensar en él. Además, lo dijo precisamente tal cual se ha expuesto. Qué menos que nombrar a Kafka…

  3. says

    Gracias, Alfonso, por tu metáfora del autobús con la que estoy totalmente de acuerdo.

    Tu texto me ha sugerido otra imagen que surge de una experiencia real, personal y muy reciente: los pensamientos negativos son como los acúfenos. ¿Sabéis qué son los acúfenos? Son un fenómeno perceptivo que consiste en notar golpes o sonidos continuados en el oído pero que no proceden de ninguna fuente externa y, lo más curioso, es que cuanto más te obsesionas en ellos más fuerte los oyes y más te obsesionan.

    Qué curioso nuestro cerebro que, cuanto más quiere olvidar el dolor, más fija su recuerdo.

    Abrazos!

  4. David Maestroarena says

    Es totalmente cierta esta metáfora y además llevo bastantes años al volante de mi autobús, anteponiendo las directrices de mis pasajeros a las mías, anticipándome a sus pensamientos y actuando en función de.
    Lo realmente difícil es conseguir lo que dices, “que el que conduzca sea yo”

    Muchas gracias por el post.

  5. Jacint Forns Berenguer says

    Muy interesante la metáfora .Una fórmula para controlar debidamente el autobús, podria ser la adecuada selección del combustible, puesto que la mente consciente,racionaliza el trayecto más adecuado, mientras si damos paso al inconsciente sin más podemos embarrancar nuestro trayecto vivencial. Un saludo.Jacint Forber.

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>